Aumentan los casos de personas obsesionadas con sus coches

No son pocas las personas que asisten a las consultas de psicólogos en barcelona por algún tipo de obsesión, lo realmente raro es cuando esta obsesión está marcada por su auto, por su coche,

Las estadísticas indican que cada día son más los que en lugar de obsesionarse con los hijos, con las parejas, con las novias, con el trabajo o el estudio, se obsesionan increíblemente con sus coches.

De ahí que pasen horas sobre el auto evaluando esta u otra variable, revisando su sistema de frenado, de iluminación, la calefacción, midan una y otra vez el combustible, y el tiempo corra mientras ellos instintivamente lo limpian una y otra vez.

Ya había pasado con las computadoras, los teléfonos, las casas, los apartamentos, alguna propiedad especial, pero de ahí a que las personas se obsesionen con los coches resulta mucho más complicado, pues al final de cuentas, es cierto que son caros, pero no dejan de ser un recurso material que nos sirve para una situación determinada, que al cabo de los años o los meses será cambiado por un modelo más moderno, o quizás optemos por andar en bicicleta o en el metro, y así nos evitamos los embotellamientos, la largas jornadas detrás del volante, los pagos de seguro y sobre todo, de gasolina.